El principal mercadillo de Lisboa es el del Campo de Santa Clara (concretamente, a la altura del 1100-472), que se celebra todos los martes y los sábados desde las nueve de la mañana hasta media tarde, según la meteorología del día.

La Feira da Ladra

El acceso, por supuesto, es gratuito. Podemos llegar fácilmente tomando el turístico tranvía 28 (trayecto Praça do Martim Moniz – Campo de Ourique). Es una de esas visitas casi imprescindibles para quien pase un fin de semana en Lisboa, que disfrutará curioseando entre los muchos cachivaches a la venta. Los más afortunados, o los mejores regateadores, podrán llevarse a casa un recuerdo mejor y más original de la ciudad que los de un comercio. Recomendamos dedicar al menos un par de horas a deambular por entre los puestos, en busca de algún tesoro.

La curiosa denominación de este evento (literalmente, “Feria de los ladrones”) tiene su motivación en su turbio origen: el mercado negro, donde se vendían los objetos robados. Lleva realizándose desde la mismísima edad media, en distintas localizaciones hasta su ubicación actual, en el Jardim Botto Machado, el cogollo del histórico barrio de la Alfama. En cualquier momento podemos salir a descansar tomándonos un té helado, o echando un vistazo a la Iglesia de São Vicente da Fora o al Panteón Nacional.

En esta feria podemos encontrar toda clase de artículos de segunda mano. En primer lugar, mobiliario vetusto y piezas ornamentales: botellas, latas metálicas, cajas, cerámicas, lámparas… Los bibliófilos tienen libros, revistas y cómics de otros tiempos. Para los amantes de la moda hay toda clase de mercancía: tanto puestos bien plantados, con manufactureros lisboetas que despachan lo que acaban de fabricar, como “top manta” con montones de ropa encima para que el transeúnte revuelva en busca de algún chollo. Además, en muchos tenderetes se venden objetos supuestamente fabricados con plata, como collares, brazaletes y otras joyas. Antes de comprarlos, mejor asegurarse bien de ello.

Como buen mercadillo portugués, no podría faltar la industria nacional: los azulejos. Probablemente será el mejor sitio para adquirir el tradicional azulejo de colores blancos y azules de estilo manuelino que identifica a Lisboa, o identificado con motivos típicos de la capital como los tranvías. Existe multitud de puestos de ellos donde comprarlos a buen precio regateando un poco.

Booking.com

También hay puestos donde venden cerámicas. Destaca uno en el que comercializan placas en blanco y azul con nombres de trabajos pintados en ellas. Dado que buena parte coinciden en la denominación española y la portuguesa, son unos bonitos souvenires para el puesto de empleo o para regalar a los colegas. Otros artículos coleccionables interesantes que encontraremos en la Feira de Ladra son cámaras de fotografía vintage, sellos, monedas, carteles o discos.

Feira da Buzina

La Feira da Buzina (de la Bocina) de Lisboa es un mercadillo original y muy apreciado. Si bien es itinerante, normalmente tiene lugar el primer o el último sábado de cada mes, aproximadamente de 11:00 a 18:00 horas en el Jardim Arco do Cego. Podemos llegar en metro, cogiendo la línea roja o la amarilla y bajándonos en la estación de Saldanha.

La particularidad de esta feria es que los vendedores acuden en coche y traen sus mercancías en los maleteros, que abren para que inspeccionen los potenciales compradores, mientras tocan la bocina.  En ellos podemos encontrar absolutamente de todo, desde antigüedades hasta artículos de primera mano, pasando por obras de arte de autores en. Una experiencia 100 % lisboeta local.

Mercadillos en Lisboa liberdade

Feira Avenida da Liberdade y da Alegría

La muy comercial y hotelera Avenida da Liberdade (metro Avenida, línea azul), en pleno centro de Lisboa, alberga el segundo fin de semana de cada mes (entre mayo y octubre) y también el último sábado, de 10:00 a 20:00 horas, una feria de artesanía de lo más internacional. En los puestos que se extienden entre la Plaza del Marqués de Pombal y la de la Alegría se hallan libros de viejo, sellos, discos de vinilo, postales, monedas, juguetes vintage, otros artículos de coleccionismo y algunos modernos, más delicias para los paladares más sibaritas. A veces se llevan a cabo conciertos en vivo.

En la antedicha Praça da Alegria hay además dos fines de semana mensuales (el primero y el tercero, de 9:00 a 18:00) otro mercadillo muy popular entre los habitantes de Lisboa, que incluso ha sido distinguido con premios internacionales. Además de artesanía (decoración, escultura, bisutería) y antigüedades, suelen frecuentarlo ONG y asociaciones relacionadas con actividades culturales o el fitness.

Feria de Antigüedades de Belém

Como su propio nombre indica, en ella se comercia con antigüedades, además de objetos de coleccionismo y artesanos. La localización es envidiable: el jardín frente al histórico Monasterio de los Jerónimos (Jardim da Praça do Imperio). Podemos encontrar artículos muy similares a los ya descritos en Liberdade, y artesanía local.  No es raro encontrarse con algún paseante que husmea mientras degusta un delicioso pastel de nata, típico de este distrito. Aún no es muy conocida entre los turistas, pero sí para los nativos. Está allí el primer y el tercer domingo de cada mes, de 9:00 a 18:00. Podemos llegar en los autobuses 714, 727 y 729 o en el tranvía 15E.

Mercadillo de la Plaza del Comercio

En los soportales de la Plaza del Comercio, en pleno corazón de Lisboa, hallamos este rastrillo también conocido como “Feira de Artesanato do Terreiro do Paço” (Terreiro do Paço es el antiguo nombre de la Plaza del Comercio, y todavía se llama así la correspondiente parada de la línea azul) todos los domingos de 9:00 a 15:00 horas –en verano, se adelantan una hora la apertura y el cierre-. No es muy amplio ni original con respecto a los ya descritos, pero sí interesante y tiene una ubicación privilegiada.

Mercadillos en Lisboa LX Factory

LX Factory

Dejamos lo mejor para el final. Un formato distinto de mercadillo, más vanguardista y moderno y que cada vez va ganando más adeptos, es el LX Factory, que abre a diario de 09:00 a 02:00 horas (y hasta las cuatro de la madrugada si hay algún evento). Además, tiene mercadillo tradicional los domingos por la mañana. Se encuentra en la Rua Rodrigues de Faria 103-1300 (tranvía 15E y autobuses 714 y 732). Emplazado en lo que antes fue una fábrica, los artistas y diseñadores gráficos jóvenes de Lisboa lo tomaron para sí convirtiéndolo en un espacio cultural y llenándolo de sus creaciones, que lo adornan maravillosamente. LX Factory aúna tradición y modernidad, vanguardismo con crítica social, además de acoger en su seno a emprendedores bares y restaurantes baratos.

Entre los muchos establecimientos de la factoría despunta la enorme y fantástica librería Ler Devagar, que ofrece toda clase de géneros en múltiples idiomas y en estanterías casi infinitas. Un lugar para quedarse leyendo y tomando un café o cotilleando la vieja imprenta que guardan arriba. Los aficionados a la decoración cuentan con Wish Concept Store (washi tapes, cojines, portavelas y toda clase de objetos a lo Ikea) y otras muchas tiendas con botes y radios viejas, sillones orejeros y demás.

(5/5) de 3 votos.
Comparte en las redes socialesTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0