Oceanográfico para todas las edades

Si tienes unos días para visitar la ciudad de Lisboa, especialmente si se trata de un viaje con niños, aunque también si este no es el caso, pueso que se trata de una visita que no dejará indiferente a nadie, una gran idea es acercarse a visitar el Oceanário de Lisboa. 

Este mágico acuario es el segundo de mayor tamaño de toda europa, al cual solamente supera el Oceanográfico de Valencia. En sus espectaculares instalaciones, los visitantes podrán disfrutar viendo más de 16.000 seres vivos de especies de lo más variadas, concretamente de 450 especies vegetales y animales distintas.

Breve historia

Este magnífico lugar fue creado, junto con el barrio del Parque de las Naciones, una zona moderna de la ciudad de Lisboa que fue construida para la Expo del 98. El arquitecto que ideó y dio forma a toda la infraestructura fue Peter Chermayeff, con la intención (en aquel momento), de crear el mayor acuario de europa, el cual fue emplazado en el Pabellón Océano, convirtiéndose en uno de los más famosos de aquella Expo.

Que vas a encontrarte en el oceanográfico de Lisboa

¿Qué vas a encontrarte?

Si decides visitar este oceanográfico, en principio te encontrarás con una gran edificación que, envuelta toda por el agua, parece querer imitar un puerto, plataforma o estación flotante.

Booking.com

Asimismo, este edificio cuenta con dos enormes plantas. La idea central del acuario gira entorno a un centro de vida, un acuario de tamaño descomunal, así como otros acuarios de menor tamaño. Siguiendo un orden bastante lógico, en la planta inferior han sido ubicados los animales y las plantas que suelen vivir en el fondo del mar o en las profundidades del océano mientras en la zona superior se encuentra toda aquella vida animal compuesta por plantas y animales que viven en la superficia marina.

El acuario central es posiblemente lo más llamativo del Oceanário, ya que en él se encuentran cientos de especies conviviendo: tiburones, rayas, mantas y peces tropicales son algunos de sus habitantes

El acuario de tamaño descomunal o el espacio principal, escenario central del acuario, tiene unos 5.000 metros cúbicos de capacidad, o lo que es lo mismo, el tamaño de cuatro piscinas olímpicas reglamentarias. En este centro pueden apreciarse ya más de 100 especies animales y vegetales. Las rayas o los peces luna son algunos de los ejemplares más admirados por los más pequeños. Mediante este acuario, la idea inicial de la Expo fue enseñar al público como se podía lograr la convivencia de especies provinientes de lugares de la tierra totalmente distintos, y lo consiguieron.

Además de este acuario central, existen otros cuatro de tamaño más pequeño donde habitan muchas más especies llegadas de diferentes lugares.

En el primero se encuentran aquellas procedentes del Atlántico norte, con sus costas rocosas, donde pueden apreciarse especies como grandes rayas, verdes algas, tiburones blancos o rojos corales. En el segundo acuario pueden apreciarse los ejemplares llegados de la Antártida, con su línea rocosa. Aquí hay desde especies como los conocidos y siempre adorados por los niños, pingüinos hasta las tan enormes y a la vez majestuosas focas marinas. En el tercer espacio, de entre los provinientes del Pacífico, con sus bosques laminariales, se encuentran especies como las tortugas marinas, otro tipo de tiburones o los siempre tan queridos, y calificados como inteligentes, delfines. Y en el cuarto tanque, los del Índico con sus famosos arrecifes de coral, donde hay especies tan variadas como el pez payaso, famoso entre los más pequeños, la tortuga verde o algunas curiosas plantas acuáticas con tonos también verdosos.

Animales más queridos en el oceanográfico de Lisboa

Animales más queridos

Especialmente llamativas, sobre todo para los más pequeños, pero realmente también para los adultos, resultan las graciosas nutrias marinas. Estos curiosos animales se encuentran muy acostumbrados a la presencia humana y, durante las visitas, no dejan de jugar, de llamar la atención del público y de los turistas y lo que resulta totalmente curioso, de posar frente a la cámara. Además de las nutrias, la mayoría de infantes quedan especialmente fascinados con las rayas,  con los peces globo, así como con los peces payaso, con los que no pararán de recordar la película del pez Nemo, o los graciosos y y curiosos caballitos de mar. Pero si algo llama sin duda la atención de un gran número de público, atrayendo y aterrando al mismo tiempo son los tiburones, que sin duda no te dejarán indiferente. Después de un buen susto de la mano de uno de estos ejemplares, siempre es una buena idea acudir a visitar a los delfines o los pingüinos, que, con su alegría característica, animarán a los más pequeños y sin duda sacarán una sonrisa también a los mayores.

Datos prácticos

Si has decidido visitar el acuario deberías saber que su horario de invierno es de diez de la mañana hasta siete de la tarde, mientras que en verano amplía su hora de cierre hasta las ocho de la tarde. Se trata de visitas que pueden o no ser guiadas, pero en las que resulta interesante acceder una hora antes del cierre, porque merece la pena pasar este tiempo allí, así como el seguir las indicaciones de orden en las que se presentan las instalaciones, a fin de no perderse nada y disfrutar mucho más de la visita.

Tampoco cierra el día de navidad ni el uno de enero y en cuanto al precio, mientras los adultos de entre 13 y 65 años deben aboar 15,30 euros, los menores de 12 y los jubilados podrán entrar por menos de 10 euros. Los menores de tres años tienen la entrada gratis y existen también tres promociones: las familias compuestas por dos adultos y dos niños de hasta doce años podrán visitar el acuario por 44 euros, y a partir de aquí por cada niño extra sólo se abonarán 5,50 euros.

Además de estas exposiciones permanentes compuestas por el acuario central y los cuatro acuarios correspondientes a las diferentes zonas y los diferentes océanos de la tierra, cada una de ellas con sus especies animales y vegetales características, el oceanario cuenta con distintas exposiciones temporales que van cambiando cada temporada. Cabe destacar la actual, una exposición denominada “bosques bajo el agua”, donde los asistentes podrán disfrutar de gran número de plantas y espacios verdes especialmente diseñados y ubicados para emplazarse bajo el agua.

(5/5) de 1 votos.
Comparte en las redes socialesTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Pin on Pinterest0